La historia de Covid en Nicaragua lejos de la verdad

La historia de Covid en Nicaragua lejos de la verdad

El país no debe ser considerado un ejemplo brillante en su respuesta a la pandemia, escribe la Dra. Hilary Francis, quien señala la falta de datos precisos y el despido de los trabajadores de la salud.

John Perry (Cartas, 31 de diciembre) sugiere que deberíamos aprender de la gestión de Covid por parte del gobierno de Nicaragua. No menciona que 700 profesionales de la salud nicaragüenses escribieron una carta abierta pidiendo al gobierno que reconociera el alcance de la crisis, o que al menos 10 trabajadores de la salud fueron despedidos por criticar la respuesta del gobierno.

En ausencia de datos gubernamentales precisos, se ha establecido un observatorio ciudadano independiente, que intenta realizar un seguimiento de la tasa de infección. Calculan 11.935 casos en el período hasta el 23 de diciembre, casi el doble de la cifra oficial.

El 21 de diciembre, la asamblea nacional de Nicaragua aprobó una ley que otorga al presidente Daniel Ortega el derecho a declarar unilateralmente que los ciudadanos son “traidores a la patria” y prohibirles postularse para cargos públicos.

La nueva legislación asegura que las elecciones, programadas para noviembre de 2021, no serán libres y justas. No hay lecciones que aprender de las políticas de Ortega, pero el descenso de Nicaragua a la dictadura exige mucha más atención.
El país no debe ser considerado un ejemplo brillante en su respuesta a la pandemia, escribe la Dra. Hilary Francis, quien señala la falta de datos precisos y el despido de los trabajadores de la salud.

John Perry (Cartas, 31 de diciembre) sugiere que deberíamos aprender de la gestión de Covid por parte del gobierno de Nicaragua. No menciona que 700 profesionales de la salud nicaragüenses escribieron una carta abierta pidiendo al gobierno que reconociera el alcance de la crisis, o que al menos 10 trabajadores de la salud fueron despedidos por criticar la respuesta del gobierno.

En ausencia de datos gubernamentales precisos, se ha establecido un observatorio ciudadano independiente, que intenta realizar un seguimiento de la tasa de infección. Calculan 11.935 casos en el período hasta el 23 de diciembre, casi el doble de la cifra oficial.

El 21 de diciembre, la asamblea nacional de Nicaragua aprobó una ley que otorga al presidente Daniel Ortega el derecho a declarar unilateralmente que los ciudadanos son “traidores a la patria” y prohibirles postularse para cargos públicos.

La nueva legislación asegura que las elecciones, programadas para noviembre de 2021, no serán libres y justas. No hay lecciones que aprender de las políticas de Ortega, pero el descenso de Nicaragua a la dictadura exige mucha más atención.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *