Categories
Noticias

La Fuerza Espacial ordena tres satélites GPS por $ 744 millones

La Fuerza Espacial ejerció la cuarta opción de contrato otorgada a Lockheed Martin en virtud de un acuerdo de 2018

La Fuerza Espacial de EE. UU. anunció el 28 de noviembre que ordenó tres satélites GPS 3F de Lockheed Martin por $744 millones.

La Fuerza Espacial ejerció la cuarta opción de contrato otorgada a Lockheed Martin en virtud de un acuerdo de 2018 por valor de 7200 millones de dólares para hasta 22 satélites.

El primero fue un pedido de $ 1.3 mil millones en septiembre de 2018 para dos GPS 3F (vehículos espaciales 11 y 12); el segundo en octubre de 2020 fue una opción de contrato de $ 511 millones para dos satélites (vehículos espaciales 13 y 14); y el tercero para los vehículos espaciales 15, 16 y 17, por valor de 737 millones de dólares.

La nueva opción de contrato cubre los vehículos espaciales GPS 3F 18, 19 y 20.

GPS 3F es la versión más reciente de los satélites de EE. UU. que brindan servicios de posicionamiento global, navegación y temporización a usuarios civiles y militares.

Los satélites GPS 3F tendrán capacidades antiinterferencias más avanzadas, una carga útil mejorada del sistema de detonación de detección nuclear, una carga útil mejorada de búsqueda y rescate y una matriz de retrorreflectores láser que proporciona una mayor precisión de geolocalización.

Lockheed Martin en 2008 ganó un contrato para producir 10 satélites GPS 3 y la empresa ha hecho la transición de la producción a la versión GPS 3F. La Fuerza Espacial hasta ahora ha lanzado solo cinco de los 10 modelos GPS 3 que ha comprado.

Los nuevos satélites GPS aumentarán la constelación de 31 naves espaciales en órbita terrestre media y reemplazarán algunas de las más antiguas que datan de finales de la década de 1990 y principios de la de 2000.

Categories
Noticias

Nuevo fármaco patentado proporciona un tratamiento eficaz para la adicción a opioides

Desde 1999, tres cuartos de millón de personas han muerto por sobredosis de opioides solo en los EE. UU. La adicción a los opiáceos tiene proporciones epidémicas y se ha visto exacerbada por la pandemia del coronavirus. La naltrexona y la buprenorfina (vendidas bajo las marcas Vivitrol y Sublocade) se han utilizado para bloquear los efectos de los opioides para tratar la adicción, pero con una eficacia limitada.

La Patente de EE.UU. Nº 10.568.842 añade un esteroide a las preparaciones de naltrexona o buprenorfina para crear un Tratamiento Asistido por Medicamentos (MAT) de mayor duración para la adicción a los opiáceos. Una continuación en parte de esta patente incluye la adición de esteroides a otras preparaciones de acción prolongada, así como preparaciones de microcápsulas de esteroides. Dado que todos los ingredientes en ambas formulaciones están aprobados por la FDA, la aprobación de las autorizaciones de uso de emergencia de la nueva formulación debe ser relativamente rutinaria y rápida.

Las patentes de EE. UU. Nos. 10,568,842 y 11,033,510 para una “composición farmacéutica antiinflamatoria y métodos de administración” permitirían a cualquier proveedor farmacéutico ofrecer la próxima generación de tratamiento para la adicción a los opioides. Estas patentes fueron presentadas por un médico que trató la adicción a los opiáceos durante más de 20 años.

Esta cartera está representada por IPOfferings LLC, un corredor de patentes líder. Además del corretaje de patentes, IPOfferings ofrece  servicios de consultoría de propiedad intelectual  y  valoración de patentes . IPOfferings también ayuda a las empresas en  la adquisición de patentes  como una alternativa a la investigación y el desarrollo internos tradicionales, más prolongados y mucho más costosos. 

Categories
Noticias

El satélite de advertencia de misiles de Millennium Space supera la revisión del diseño

Millennium Space y Raytheon en mayo de 2021 fueron seleccionados para diseñar conceptos de satélite MEO separados

WASHINGTON — Millennium Space Systems anunció el 23 de noviembre que su diseño de satélite propuesto para una constelación de advertencia de misiles de la Fuerza Espacial de EE. UU. pasó una revisión crítica.

La compañía, una subsidiaria de Boeing Co., está desarrollando un satélite sensor para una constelación que la Fuerza Espacial planea colocar en órbita terrestre media (MEO) para detectar y rastrear misiles hipersónicos. Millennium Space y Raytheon en mayo de 2021 fueron seleccionados para diseñar conceptos de satélite MEO separados.

Pasar una revisión crítica del diseño permite que Millennium Space avance a la siguiente fase del programa. La Fuerza Espacial planea el próximo año buscar ofertas de la industria para hasta cuatro satélites MEO para una arquitectura proyectada de múltiples órbitas de sensores infrarrojos persistentes aéreos (OPIR).

“Este proceso CDR inicial marca 18 meses de arduo trabajo de diseño que es necesario para construir la próxima generación de sensores OPIR asequibles que pueden detectar y mantener la custodia de las amenazas de misiles emergentes”, dijo el teniente coronel Gary Goff, oficial de programa en el Espacio de EE. UU. La dirección de detección espacial de Systems Command, dijo en un comunicado.

Jason Kim, director ejecutivo de Millennium Space, dijo que la compañía desarrolló un “modelo digital que brinda a nuestro cliente la capacidad de rastrear con precisión los vehículos de planeo hipersónico y las amenazas modernas”.

“Millennium hará la transición al desarrollo del segmento espacial y terrestre para un lanzamiento proyectado en 2026”, dijo.

Los satélites MEO agregarían una nueva capa a la arquitectura de defensa antimisiles del Pentágono para proporcionar ojos adicionales sobre los misiles hipersónicos enemigos. El Pentágono está solicitando fondos para lanzar hasta cuatro satélites MEO entre 2026 y 2028.

En comparación con los sensores actuales en los satélites geoestacionarios, los sensores en órbitas medias más cercanas a la Tierra verían y rastrearían un área más amplia que los satélites en órbita terrestre baja. La Fuerza Espacial planea desplegar una constelación de 135 satélites de alerta y seguimiento de misiles en LEO y 16 en MEO.

La Agencia de Desarrollo Espacial desarrollará la capa LEO. El Comando de Sistemas Espaciales es responsable de la capa MEO y sirve como integrador total del sistema.

Aerospace Corp., en un informe reciente, dijo que una constelación MEO podría proporcionar una resistencia adicional a la red de advertencia de misiles de EE. UU. debido en parte a que se encuentra en una órbita diferente a la de otros activos de advertencia de misiles.

“Si la eventual constelación consistirá únicamente en capacidades LEO y MEO, los sistemas MEO ofrecerían un campo de visión más amplio y tiempos de paso más largos sobre áreas objetivo que los sistemas LEO y agregarían diversidad angular a la arquitectura más amplia para rastrear amenazas de misiles”, dijo. el informe.

El Pentágono solicitó $ 139 millones para satélites de advertencia de misiles MEO en el presupuesto de 2023. Los comités del Congreso sobre márgenes propusieron aumentos de entre $ 100 millones y $ 300 millones por encima de la solicitud del Pentágono para acelerar el despliegue de la constelación MEO. El informe aeroespacial señaló que los apropiadores del Senado, en particular, “parecen querer acelerar esta transición, recortando algunos de los fondos para los sistemas de órbita polar y GEO de próxima generación y casi duplicando los fondos para LEO y MEO”.

Categories
Uncategorized

La ESA obtiene 16.900 millones de euros en reuniones ministeriales

Los estados miembros de la Agencia Espacial Europea han proporcionado a la agencia 16.900 millones de euros (17.500 millones de dólares) para los próximos tres años, un aumento significativo con respecto a 2019, pero más de 1.500 millones de euros por debajo de lo que buscaba la agencia.

En una sesión informativa del 23 de noviembre que concluyó la conferencia ministerial de dos días aquí, el director general de la ESA, Josef Aschbacher, anunció que los miembros de la ESA habían acordado contribuir con 16.923 millones de euros en los próximos tres años, un aumento del 16,6%, antes de tener en cuenta la inflación, con respecto a la ministerial anterior en 2019. Sin embargo, no alcanzó los aproximadamente 18.500 millones de euros que el liderazgo de la ESA buscaba para la reunión..

“Este es un aumento muy significativo, pero hay que ver esta cifra en contexto”, dijo Aschbacher, citando la crisis energética de Europa, la alta inflación y las economías que aún se están recuperando de la pandemia. “A pesar de estas circunstancias, con una inflación tan alta, tengo que decir que estoy muy impresionado por esta cifra”.

A pesar de no alcanzar su objetivo, ninguna de las principales prioridades de la ESA fue eliminada del presupuesto, dijo. Iban desde comenzar a trabajar en un módulo de aterrizaje de carga lunar que podría participar en el programa Artemis liderado por la NASA y financiar una parte de la constelación de conectividad segura IRIS² de la Unión Europea hasta renovar la misión del rover ExoMars que había sido dejada de lado después de la invasión rusa de Ucrania y extender la participación de la ESA en la Estación Espacial Internacional hasta 2030.

“Nada ha sido restringido. Parte de ella se redujo ligeramente en su alcance”, dijo. “Nada tenía que ser eliminado o sacado de la cartera”.

Un ejemplo de “bajo suscripción” fue el programa FutureEO de la ESA, un conjunto de futuras misiones de ciencias de la Tierra. Simonetta Cheli, directora de observación de la Tierra de la ESA, dijo en la sesión informativa que el programa recibió alrededor del 80% de la solicitud, pero no proporcionó una cifra específica. Dijo que la ESA regresaría a los estados miembros entre diciembre y febrero y desarrollaría un plan “de lo que se puede implementar” dados los fondos disponibles y las prioridades estratégicas.

Lo mismo será cierto para otros programas que no cumplieron con sus solicitudes, dijo Aschbacher, con discusiones con los estados miembros que contribuyen a esos programas para ver qué se puede hacer con los fondos disponibles. “Definimos esto en planes de trabajo que son decididos por los estados miembros”, dijo. “Este es un proceso estándar, un procedimiento estándar, como lo hacemos cada vez después de una conferencia ministerial”.

La ESA proporcionó pocos detalles sobre los niveles de financiación más allá de los números de nivel superior para cada uno de sus programas principales, y los directores de la mayoría de esos programas no estuvieron disponibles para hacer comentarios después de la sesión informativa.

Algunos programas obtuvieron todos los fondos que solicitaron y más. Eso incluyó una solicitud de 600 millones de euros para un programa de transición para el Ariane 6 ya que ese cohete, que ha sufrido varios años de retrasos, entra en servicio en los próximos tres años. La ESA entró en la reunión ministerial con la necesidad de cerrar una brecha de casi 200 millones de euros. Daniel Neuenschwander, director de transporte espacial de la ESA, dijo en la sesión informativa que la agencia estaba “un poco por encima de lo que esperábamos” para el programa, pero no dio una cifra específica.

Aschbacher elogió a los Estados miembros por sus contribuciones. “Casi todos los países tuvieron un aumento significativo de su presupuesto este año en comparación con la última vez”, dijo.

Sin embargo, también hubo cierta confusión sobre las contribuciones que hizo cada Estado miembro. Eso incluyó al mayor contribuyente de la ESA, Alemania, que está proporcionando 3.510 millones de euros, en comparación con 3.290 millones de euros en 2019, según la ESA. Sin embargo, un comunicado del Ministerio de Economía de Alemania afirmó que el país estaba proporcionando 4.000 millones de euros.

Anna Christmann, coordinadora aeroespacial federal del gobierno alemán y presidenta de la reunión del consejo ministerial de la ESA, elogió el resultado. “Estoy encantada de que tengamos un muy buen resultado de esta conferencia”, dijo. “Creo que hemos demostrado lo que realmente es la ambición europea y lo que significa colaborar juntos para hacer posibles estos esfuerzos”.